Evolució

Evolución de las ideas del Grup Zero

Desde su inicio, se podría describir sintéticamente el trabajo del Grup Zero afirmando que su principal objetivo era el de avanzar en la definición de opciones didácticas que potenciaran la actividad del alumnado en el proceso de enseñanza-aprendizaje, unas opciones asentadas en la idea de que las matemáticas son el resultado de una actividad desarrollada a lo largo de la historia, que proporciona instrumentos eficaces de análisis y comprensión del mundo natural, social y económico. Por tanto, la finalidad primordial de la enseñanza de las matemáticas para el Grup Zero era la de capacitar al alumnado para interpretar y construir modelos matemáticos de la realidad a través de actividades didácticas expresamente diseñadas para hacer explícitas las características de la actividad matemática.

Con los cambios en el sistema educativo, en particular, con la implantación de la enseñanza secundaria obligatoria, el Grup Zero fue reorientando sus objetivos respecto a la evaluación, la gestión del aula, la importancia del lenguaje y la interdisciplinariedad.

La evaluación se entendía como regulación del aprendizaje; no debía ser solo un proceso útil para el profesorado en su actuación docente, si no que debía  responsabilizar al alumnado de su proceso de aprendizaje y orientar a ambos en su interacción con el saber. En consecuencia, había que desarrollar estrategias que permitieran la regulación continua del aprendizaje haciendo que el alumnado fuera cada vez más autónomo; es decir, estrategias que permitieran traspasar gradualmente la responsabilidad de este proceso de los docentes a los alumnos. Ello explica que los miembros del Grup Zero se hayan interesado por aspectos como son:

– diseñar formas de hacer explícito qué trabajo se espera del alumnado;

– extremar la atención acerca del tipo de ejercicios de evaluación, procurando su diversificación y buscando su coherencia con la actividad matemática que se desarrolla en clase, haciendo posible tanto la evaluación del procedimiento como del resultado en la resolución de problemas;

– hallar maneras de separar la actividad de evaluación, entendida como regulación del aprendizaje, de la actividad de calificación numérica, hasta el punto de eliminar ésta en algunos casos.

Por otra parte, en el Grup Zero se tuvo un interés especial por la interacción social en el aula entre el profesorado y el alumnado, así como entre los propios alumnos. En particular, algunos miembros del grupo han diseñado formas de gestión de la clase para desarrollar en el alumnado un sentimiento de pertenencia a una colectividad así como unas habilidades de trabajo cooperativo. Esta gestión de la clase favorece la aparición y la explicitación de diferentes formas de resolución ante un mismo problema, algo que genera actividades de discusión y de confrontación de estrategias, la necesidad de comunicarlas y de contrastarlas. Esta forma de trabajo ha hecho cambiar la concepción de los propios docentes acerca de los errores y sus implicaciones didácticas.

Además, la atención prestada a la interacción en el aula ha puesto de manifiesto la importancia del lenguaje como instrumento privilegiado que posibilita esa interacción y su papel en el aprendizaje de las diferentes materias, en particular, de las matemáticas. Se ha distinguido el papel del lenguaje en la actividad matemática tanto por su función comunicativa, mediante la cual el docente puede establecer el contrato didáctico con el alumnado y hacerle evolucionar a lo largo de la escolarización, como por su función cognitiva. A través del cuidado y el control del lenguaje, el enseñante puede conseguir que la actividad matemática aparezca como una construcción social y el propio lenguaje como un instrumento de conocimiento.

Sin embargo, a pesar del papel primordial del lenguaje natural en la actividad de enseñanza y aprendizaje de las matemáticas, hay que destacar la importancia de otros signos y códigos que se utilizan, es decir de sus instrumentos semióticos específicos. En este sentido, también los lenguajes gráficos, numéricos, geométricos, algebraicos y gestuales, han sido objeto de atención y de estudio.

Con la Reforma de la Enseñanza Secundaria Obligatoria de los años noventa, el desarrollo curricular de matemáticas incorporó muchas de las propuestas de los grupos de innovación; pero el problema clave seguía siendo el diseño de materiales de clase, y en particular de materiales cuya gestión en clase tuviera en cuenta la complejidad de los aspectos citados anteriormente.

En el Grup Zero se afianzó el convencimiento de que los diferentes aprendizajes se deben englobar en un todo como única vía para cubrir las necesidades de crecimiento cultural del alumnado y del propio profesorado en relación con la realidad social en la que se desarrolla su tarea. Por eso, a partir de un cierto momento, la elaboración de una programación de centro se hizo primordial para los miembros del grupo que trabajaban en institutos de secundaria. Hay que destacar la importancia de las experiencias que se han  desarrollado en algunos centros donde las propuestas presentadas por miembros del Grup Zero se han aceptado como propuestas del Seminario de Matemáticas, de forma que todo su profesorado, y en algunos casos, conjuntamente con todo el profesorado de ciencias, desarrollaban la misma programación con el mismo material.

El interés persistente por una enseñanza de las matemáticas como instrumento de conocimiento, uno de los ejes centrales del trabajo del Grup Zero desde sus inicios, ha comportado la elaboración de materiales interdisciplinarios (las sombras del sol, la genética, el comportamiento de cuerpos elásticos, las elecciones, la vivienda, la caída de los cuerpos, entre otros). Solo de esta manera se podían dotar de significado los conocimientos matemáticos a la vez que se favorecía una metodología y una gestión de la clase que potenciaba las discusiones, la verbalización de los razonamientos y la reflexión acerca de los procesos de matematización y de resolución de problemas.

La preocupación por hallar situaciones y contextos donde desarrollar la actividad matemática ha propiciado el interés por la propia historia de las matemáticas. Así, el conocimiento histórico que los miembros del grupo han adquirido acerca del desarrollo del álgebra, de la historia del cero y de las cifras arábigas, de las primeras medidas del sistema solar, de la historia de la trigonometría y los astrolabios, los inicios del cálculo infinitesimal, el sistema de fracciones en el Egipto antiguo, etc., han dado pié a trabajos de aula que han facilitado el paso hacia el estudio de los conocimientos matemáticos como objetos de conocimiento.

Aquest text és part de l’article: Carmen Azcárate, Mª José Castelló, Carles Lladó. “El Grup Zero”, Revista Uno, nº 55, Juliol 2010.